Extinciones en La Tierra

Photobucket

extincion-dinosaurios-tierra

En una primera aproximación, todas las especies que han vivido, están ahora extintas. Lo que quiero decir es esto: los 10-15 millones de especies que se estima que habitan la Tierra, hoy son sólo un 0,1 por ciento aproximadamente de todas las especies que han vivido sobre el planeta. El curso normal de la evolución para las especies es aparecer, permanecer durante un tiempo, y luego extinguirse.

Los científicos estiman que, a lo largo del periodo representado por el registro fósil, las especies se han extinguido a un ritmo de varios centenares por año. No podemos impedir que las especies individuales se extingan, del mismo modo que no podemos impedir que los miembros individuales de las especies mueran.

especie-tierra-extincion extincion

La vida media de una especie es aproximadamente de un millón de años. Si contamos el advenimiento de la Humanidad con Lucy, la raza humana tiene una antigüedad de 3 millones de años. Parece que estamos viviendo con tiempo prestado.

Los dinosaurios desaparecieron en una extinción en masa. Cuando desaparecieron los dinosaurios, hace 65 millones de años, dos tercios de las demás especies sobre la Tierra desaparecieron también ellos. Para algunos organismos, como el plancton oceánico, el índice de extinción llegó a ser tan alto como un 98 por ciento.

extincion-impacto

Cuando hay una matanza tan enorme como ésta en el registro, recibe un nombre especial: extinción en masa. A la luz de estos hechos, las teorías defendidas por muchas revistas de supermercado acerca de que los dinosaurios fueron cazados hasta la extinción por hombrecillos verdes de platillos volantes, pueden ser tranquilamente ignoradas. A menos, por supuesto, que los hombrecillos verdes cazaran también el plancton.

La extinción en masa que acabó con los dinosaurios no fue ni la más reciente ni la peor de la Historia. Según contemos, hay de ocho a doce extinciones en masa en el registro fósil de los últimos 250 millones de años. La más reciente, y algo menos severa que las que acabó con los dinosaurios, ocurrió hace unos 11 millones de años. La más severa ocurrió hace 248 millones de años, a final del período pérmico. En esa, desaparecieron más del 80 por ciento de las especies existentes.

extincion-dinosaurios

La extinción de los dinosaurios fue causada probablemente por el choque de un meteorito contra la Tierra. La más reciente teoría que intenta explicar la extinción de los dinosaurios es que fue causada por los efectos secundarios de la colisión de un meteorito de unos diez kilómetros de diámetro contra la Tierra.

El polvo del impacto debió de bloquear la luz del Sol en todo el mundo durante unos tres meses, matando a la mayoría de las plantas. A su debido tiempo, debieron de morir los herbívoros, seguidos por los carnívoros. Este escenario recibe el nombre de hipótesis de Álvarez, por el equipo de padre e hijo Luis y Walter Álvarez, que fueron los primeros en presentar pruebas de ella.

extincion-masa

La hipótesis de Álvarez señala que hay pruebas abrumadoras de que se produjo realmente un impacto en la misma época que la extinción. Si causó realmente la extinción o sólo fue parte de la causa, se halla todavía bajo intenso debate.

Las extinciones en masa pueden producirse regularmente cada 26 millones de años. Nuevos datos básicos de ordenador sobre fósiles señalan que las extinciones en masa no son un fenómeno al azar, sino regular. Si esto es cierto, y si uno fue causado por un impacto, entonces algunos científicos argumentan que es razonable suponer que todos ellos fueron causados por un impacto. Eso significaría que la Tierra es bombardeada periódicamente por grandes objetos desde el espacio. Por qué debería producirse un bombardeo así, no está absolutamente claro.

extincion

Aun así, no hay que preocuparse, la próxima extinción no se espera por un tiempo. Puesto que la más reciente extinción en masa ocurrió hace 11 millones de años, tenemos todavía unos 15 millones por delante antes de que produzca la próxima. ¿No os sentís una pieza insignificante del entremado funcionamiento del planeta Tierra?


La poca importancia de los dinosaurios

dinosaurios-poster

Desde el punto de vista de la ciencia, los dinosaurios no cuentan. Bueno, está bien…, cuentan algo, pero no tanto como cree la mayoría de la gente. Nunca hubo más que unas pocas especies de dinosaurios grandes vivos en ningún momento determinado.

Sí, eran fascinantes: ¿quién puede olvidar al Tyranosaurus rex, al brontosaurus y al Triceratops? De todos modos, eran análogos a los modernos elefantes y rinocerontes: hermosos e interesantes, pero con poca información sobre la vida en la tierra en general.

dinosaurios-rio

Añadamos a esto el hecho de que los dinosaurios, por ser animales terrestres, raras veces dejaban fósiles, y tendremos una situación en la que el tipo de fósil que es más interesante para el público en general, resulta probablemente el menos interesante para los científicos.

Un metro cúbico de piedra caliza de algunos lugares puede contener fácilmente algo menos de dos millones de conchas fósiles…, los restos de los pequeños animales que vivían en las plataformas continentales. Esto es un registro fósil mucho mayor que el proporcionado por todos los dinosaurios en todos los museos del mundo.

piedra-caliza


El Beelzebufo, el sapo más gigante que ha existido

sapo-gigante-prehistoria-cretacico-beelzebufo.jpg

Un grupo de científicos, capitaneados por el paleontólogo David Krause, llevaba desde 1993 investigando en Madagascar sobre unos enormes huesos de sapo que encontraron en unos yacimientos donde ya habían hallado fósiles de dinosaurios.

Pero las investigaciones ya han dado su fruto, y han podido hallado al noroeste de Madagascar, suficientes pruebas con las que determinar las medidas y peso del anfibio.

Se han encontrado con que este sapo gigante, medía unos 40,6 cm., tenía un peso de 4,5 kg., poseía una coraza gruesa y unos poderosos dientes. De este modo, el “Beelzebufo” sería el sapo más gigante del que se tiene constancia.

Se le ha otorgado el nombre científico de “Beelzebufo ampigna” (en latín “Beelze” significa demonio, “bufo” significa sapo y “ampigna” significa escudo), aunque también ha adquirido el sobrenombre de “sapo diabólico”. Según la revista científica “Proceedings of the National Academy of Science”, estos sapos gigantes vivieron hace unos 70 minllones de años, durante el periodo Cretáceo.

sapo-gigante.jpg

Según Krause, no es imposible suponer que el Beelzebufo sea un descendiente de alguna variedad de reptil o rana más pequeña, e incluso, considerando su tamaño, podría provenir de alguna rama de los dinosaurios”. Según Susan Evans, paleontóloga del University College London que participó en el descubrimiento, debió de ser un animal agresivo, ya que estaba bien armado y tenía una boca muy ancha con fuertes mandíbulas.

Aunque la rana más grande del mundo es la denominada Goliath, que vive en África occidental y puede llegar a medir 32 cm. y pesar 3,3 kg., se ha colaborado con el University College de Londres y no se ha hallado relación con otros sapos africanos.

Sin embargo, se cree que estos sapos son familiares de los que actualmente viven en América del Sur, los ceratophrys o “ranas Pac-man”, debido a sus enormes bocas. Según el paleontólogo Krause, de la Universidad Stony Brook, en Nueva York: “Este sapo, si tuvo las mismas costumbres que los sapos de la misma familia de anfibios en América del Sur, era bastante voraz. Es incluso posible que haya devorado mamíferos, ranas más pequeñas y, teniendo en cuenta su tamaño, hasta dinosaurios incubados o recién nacidos.”

El que sapos de Madagascar sean familiares de los de America del Sur, abre ahora una incógnita sobre la teoría del desplazamiento de los continentes, ya que si Madagascar fue separado de América del Sur por el océano durante la era del sapo gigante, las ranas no podrían sobrevivir durante mucho tiempo en agua salada.

Así, según el paleontólogo Krause, tuvo que haber existido una conexión terrestre con América del Sur en aquella época, posiblemente a través de la Antártida, que sería mucho más cálida que hoy.

sapo-bufo-marinus.jpg

Este sapo es un sapo de la especie Bufo marinus, se encuentra en América del Sur y se le denomina bajo los nombres de sapo de caña, sapo neotropical gigante, sapo marino, sapo dominicano o simplemente sapo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario