Las Mil y Una Noches



Photobucket
Arabia, un vasto territorio que sirve de puente entre Europa, Asia y África, y que se encuentra aislada eternamente por una mar de arena. En occidente muy poco se sabía de esta exótica región hasta que a finales del siglo XVIII apareció un texto notable, se titulaba Las Mil y Una Noches, por los entretenimientos de las noches árabes, y fue publicado en París en 1704. Esta traducción de un antiguo texto árabe llegó a convertirse en uno de los libros más vendidos de la época, a pocos meses de su aparición llegó a rivalizar en popularidad incluso con la Biblia.

Las historias que relataba permitieron conocer un mundo de fábulas, el Medio Oriente de hacía mil años atrás. Era una época de ricos y poderosos monarcas, magníficos palacios, fortalezas en medio del desierto, villas laberínticas y harenes. Un período en que la cultura árabe dominaba vastas regiones del mundo antiguo.

Las primeras páginas de Las Mil y Una Noches, hacen referencia a un mítico rey o sultán que se encolerizó tanto al enterarse de que su mujer le había sido infiel que la mandó a ejecutar. Temeroso de que alguna de sus futuras esposas también lo engañara con otro hombre, el sultán decidió casarse cada noche con una nueva joven virgen y ejecutarla al día siguiente luego de pasar juntos la noche de bodas.

Por muchos años continuó el ciclo sangriento de matrimonios y ejecuciones haciendo que quedaran muy pocas jóvenes de donde elegir. El más importante miembro del gobierno, el visir, buscó sin éxito nuevas esposas para el sultán pero no había ya jóvenes que pudieran cumplir con el sanguinario decreto, todas excepto una habían sucumbido a causa del proceso, se trataba de la hija querida del mismo visir, una hermosa joven con el nombre de Scheherazade. Muy en contra de su voluntad y sin otra opción que mantener su lealtad al sultán el visir le presenta a Scheherazade, decidiendo así su destino. Es en esta parte del relato de las Mil y Una Noches donde se sorprende al lector por primera vez con algo inesperado, se revela que Scheherazade tiene un plan que podrá salvar su vida.

Luego de horas de amor apasionado Scheherazade pregunta con alegría al sultán sí éste desea escuchar una historia, siempre inclinado a ser entretenido este accede permitiendo que Scheherazade comience su hechizo. Comienza a relatar una fábula de grandes aventuras e intriga. Al amanecer el sultán aún se encuentra absorbido por la historia, Scheherazade a logrado capturar su constante atención, demostrando poseer grandes dotes de narradora. Pero de acuerdo al decreto del sultán, al llegar el amanecer su destino estará decidido, deberá morir. Para sorpresa de todos, en este momento crucial, Scheherazade rompe el cruel ciclo de ejecuciones, deja su historia inconclusa a pesar de las súplicas del sultán, éste debe salir a cumplir con sus deberes de gobernante y le perdona a Scheherazade la sentencia hasta el día siguiente. En la noche Scheherazade deberá concluir su relato.

Esa noche justo después de concluir su historia Scheherazade inicia otra, incluyendo en esta a personajes de la trama original. Para sorpresa de todos su esposo real le perdona la vida con el fin de escuchar la continuación de la historia la próxima noche. La inteligente estrategia de producir una historia que proviene de la trama de la anterior continúa por mil y una fantásticas noches.

Finalmente el sultán decide abolir la pena de muerte que recae sobre su esposa. Es un extraordinario logro que le aseguró la vida a Scheherazade y liberó a la nación del terrible decreto. Por esto el nombre de Scheherazade resonará a través de los siglos, gracias a ésta el mundo Occidental pudo conocer las más queridas historias de aventuras de todos los tiempos, muchos de estos relatos son ahora clásicos y tan populares como cuando fueron encontrados por primera vez.

Los relatos de las Noches de Arabia tienen como escenario lugares tan diversos como la India, Egipto, China, Persia y África, y contienen una rica variedad de personajes con exageradas virtudes que a veces tienen que lidiar con situaciones adversas, bestias mitológicas, monstruos, seres supernaturales y objetos mágicos. Muchas relatan grandes muestras de osadía, algunas poseen un sentido moral por contener profundos mensajes. Algunos de estos relatos son Aladino, las Aventuras de Simbad el Marino y Alí Babá y los Cuarenta Ladrones, entre otros.

Pero ¿quién fue Scheherazade? Esa extraordinaria mujer de la cual conocemos tan poco. Sería sólo la hija del visir de un sultán que vivía en una olvidada región de Arabia hace mil años o sería, como muchos creen, parte de la misma ficción que creo los personajes descriptos por ella. Nunca sabremos la respuesta a la interrogante sobre la verdadera identidad de Scheherazade, pero si ésta era una simple creación del verdadero autor de Las Mil y Una Noches, entonces ¿quién es el creador de estas historias y de dónde provinieron todas sus ideas? ¿Acaso poseía el verdadero escritor una de las más imaginativas mentes de la historia o se basó éste en eventos reales ocurridos en tiempos inmemoriales? Los estudiosos en la actualidad creen que las Mil y Una Noches no provienen de una fuente única sino de varias. Pero alguien debe haber compilado las historias, quien sea que haya sido, se cree que vivió en Bagdad entre el siglo VIII y IX.

fuente:www.mysteryplanet.com

Mitra, la luz del mundo

Photobucket
Todavía existen en Occidente numerosas fiestas populares que son reminiscencias de los taurobolios que los legionarios romanos celebraban en honor de Mitra, un antiquísimo dios de origen persa. Del culto mistérico que se le rendía, y que se extendió como la pólvora por todos los dominios del Imperio, especialmente entre el estamento militar, llegó a decir el filósofo francés Ernest Renan:

Si el Cristianismo hubiera sido detenido en su desarrollo por alguna enfermedad mortal, el mundo habría sido mitraísta.

Mitra fue una divinidad nacida de una roca que luego hendió con sus flechas, abriendo en la peña la caverna sagrada y liberando el agua lustral que manó de ella. Después de peregrinar por un mundo que estaba aún en formación, apresó al toro primordial creado por Ahura-Mazda, cuya cola estaba compuesta por tres espigas, lo arrastró a la caverna y lo sacrificó. El perro le lamió la sangre, que era el alma universal que se le escapaba por la herida, y la serpiente devoró su médula, mientras el escorpión trataba de evitar que se le vertiera el semen para que no se engendrara la vida a partir de él. De la tierra bañada por la sangre del toro nació la vid, de la médula el resto del mundo vegetal y del esperma todos los seres animados, incluidos los humanos.

Estatua del dios solar Mitra matando al toro, (actualmente en el Museo Británico).



Las representaciones de Mitra, tocado con un gorro frigio y en el acto de dar muerte al toro (Taurobolio), estaban presentes en los mitreos, donde se reunían sus adeptos y tenían lugar las iniciaciones. Junto a él aparecían las figuras de Cautes y Cautopates, seres gemelos que representaban al mismo dios en su doble aspecto de Sol que nace y muere cada día y de astro que atraviesa los cielos en su ciclo anual. En sus paredes se representaban también el Sol, la Luna, los doce signos zodiacales, los vientos, las estaciones y los siete planetas, a través de los cuales Mitra conduciría a los muertos para que fueran despojándose en cada uno de ellos de los rasgos que adquirieron en su camino de ida a la Tierra cuando tuvo lugar su nacimiento. Y a lo largo del recinto había un banco reservado para los fieles donde se celebraban en privado los ritos de iniciación y donde tenían lugar los ágapes, compuestos de pan y agua, que suponían la participación de los elegidos en la eucaristía sagrada que les identificaría con la sacralidad esencial de la que se hacían partícipes a través del proceso iniciático.

Orígenes del mitraísmo
Según Franz Cumont, en su estudio publicado a comienzos del siglo XX, el origen del mitraísmo se encuentra en el antiguo Irán. De hecho, Mitra es una divinidad indoirania cuyo origen puede remontarse hasta el II milenio a. C.: su nombre es mencionado por primera vez en un tratado entre los hititas y los mitani, escrito hacia el 1400 a. C.

En la India, figura en los himnos védicos como dios de la luz, asociado a Váruna. En los Avesta iranios es un dios benéfico, colaborador de Ahura Mazda, y recibe el sobrenombre de «juez de las almas». Es posible que su culto llegase a Occidente desde Irán gracias a la difusión del zoroastrismo, del que sería una especie de herejía. Sin embargo, los estudios actuales del mitraísmo tienden a considerar que no puede admitirse una filiación directa entre el Mitra indoiranio y el del mitraísmo, al que a veces denominan Mitras o Mithras, usando la forma griega de su nombre para diferenciarle del primero.

El dios Mitra romano
Durante el Imperio romano, el culto a Mitra se desarrolló como una religión mistérica, y se organizaba en sociedades secretas, exclusivamente masculinas, de carácter esotérico e iniciático. Gozó de especial popularidad en ambientes militares. Obligaba a la honestidad, pureza y coraje entre sus adeptos.

Las excavaciones iniciadas en 1857 bajo la iglesia de San Clemente, en Roma, mostraron que estaba construida sobre una iglesia paleocristiana del siglo IV, y esta a su vez sobre un templo dedicado a Mitra. Por los hallazgos arqueológicos se sabe que es una religión de origen persa, adoptada por los romanos en el año 62 a. C., que compitió con el cristianismo hasta el siglo IV.

De acuerdo a lo que argumentan algunos autores cristianos, los textos más antiguos encontrados acerca del mitraísmo datan del siglo II, siendo tardíos respecto a los del Nuevo Testamento, por lo que la hipótesis de que los relatos evangélicos fueron copiados de los del mitraísmo no tendría fundamento historiográfico. Sostienen que mientras no se encuentren documentos “mitraístas” más antiguos, los existentes hasta el momento sugieren que el mitraísmo adoptó algunos de los mitos del cristianismo mientras coexistieron.

Sin embargo el erudito musulmán contemporáneo Yousuf Saleem Chishti en su libro “Qué es el Cristianismo”, escribe:

La doctrina Cristiana de la expiación fue grandemente colorida por la influencia de las religiones del misterio, especialmente el Mitraísmo, el cual tuvo a su propio hijo de Dios y la Madre virgen, y su crucifixión y su resurrección después de expiar los pecados del género humano y finalmente su ascensión al 7mo cielo.

…Si usted estudia las enseñanzas del Mitraísmo una al lado de la otra con aquellas del Cristianismo, de seguro usted se quedará asombrado de la afinidad cercana que es visible entre ellas, tanto que muchos críticos están constreñidos a concluir que el Cristianismo es el facsímil o la segunda edición del Mitraismo”.

(Citando a Norman Geisler S Baker Encyclopedia of Christian Apologetics Pg. 490, y su cita de Y.S. Chishti, ¿Qué es el Cristianismo?, Pg. 87.)

También cabe destacar que, como en todas las religiones mistéricas, los adeptos estaban obligados a mantener en secreto los rituales del culto. Por todo ello, la documentación escrita concerniente al mitraísmo es prácticamente inexistente.

El estudio de esta religión se ha basado sobre todo en la iconografía que decoraba los mitreos.

fuente

El misterio del Arca de Noé


Hacia el año 2400 a.C. se produce lo que bíblicamente se da en llamar El Diluvio Universal. Sin embargo la civilización egipcia (que por entonces estaba construyendo sus pirámides) no consigna en sus escritos inundación alguna. Se baraja entonces la posibilidad que sólo sucediera sobre Sumeria, tierra llana entre dos ríos y proclive a sufrir grandes desbordes.

La comunidad científica nunca pudo explicar con cierta unidad de criterio la causa del diluvio. Que existió, ya nadie lo duda. Por si alguna prueba faltaba, se ha encontrado una tablilla (del siglo VII antes de Cristo) que habla de un diluvio que aniquila la vida en la tierra. Las teorías del advenimiento del diluvio son: intrusión del planeta Venus en nuestra órbita con el consiguiente caos del planeta; paso de la Tierra por la cola de un cometa o colisión frontal con la cabeza del cometa; desplazamiento del eje polar y/o cambio de la rotación terrestre. Sin embargo, otra corriente de pensamiento genera adeptos. La postula, entre otros, el investigador Issac Asimov: “Se me ha ocurrido una explicación posible para semejante invasión de mar. Creo que pudo producirse por la desafortunada caída de un meteorito en el Golfo Pérsico, casi cercado de tierra por todas partes. El chapoteo resultante habría tomado la forma de una ola gigantesca que avanzó desastrosamente hacia la Tierra, arrollando todo lo que encontraba a su paso”. Fue, según cuenta la Biblia, una enorme ola seguida de lluvias. “Génesis 7.11. … A los seiscientos años de la vida de Noé se rompieron todas las fuentes del abismo, se abrieron las cataratas del cielo…”

Nada quedó en pie. Sin embargo, no son pocos los que afirman que el Arca de Noé está congelada y a salvo de los rigores del tiempo. El Arca de Noé ha generado enigmas y preguntas que aún permanecen sin respuesta. En tal sentido un verdadero cimbronazo han constituido las recientes declaraciones del investigador Charles Berlitz (autor de “El triángulo de las Bermudas, entre otros sucesos) en el sentido de que la nave estaría intacta bajo el hielo de un glaciar situado en el Monte Ararat. Algunas expediciones y avistamientos realizados por pilotos de aviones inclinan la balanza sobre la veracidad de las afirmaciones de Berlitz.

El Monte Ararat tiene una altura de 5.156 metros. Está situado muy al norte de la meseta de Anatolia, en la Turquía oriental, y a pocos kilómetros de la frontera entre Irán y la Unión Soviética. En tanto, en la Biblia, el Libro del Génesis nos ofrece una localización aproximada del lugar en el cual se erigió el Arca: “… se asentó sobre los montes de Ararat…”

Testimonios que nos llegan ya desde dos siglos consignan curiosas similitudes: viajeros provenientes del Asia Central o dirigiéndose hacia ella, que habían desfilado el Monte Ararat a lomo de caballo, mula o en caravanas de camellos, señalaron sin vacilaciones en sus relatos la presencia de una inmensa nave próxima a la cima del monte. Algunos nativos que habitan casa cercanas al lugar han asegurado haberse construido amuletos con pedazos de brea tomados de esta nave.

Tras la búsqueda de esta Arca se han embarcado infinidad de escaladores. Ninguno ha podido encontrar algo debido a la inclemencia climática del Monte, muy raras veces la nieve y el hielo se retiran de los picos del Ararat. “Pero cada veinte años, más o menos, una oleada de calor intenso barre la región y durante ese período es cuando se ha observado la presencia de una nave, sobre todo en los meses más calurosos: agosto y principios de septiembre”, explica Berlitz.

Cuando eso ocurre, es posible ver una especie de nave cuya mayor parte se encuentra hundida en la masa helada de un glaciar. Mientras el objeto permanezca debajo del hielo será inmune a la descomposición orgánica, como ha ocurrido con algunos animales extinguidos como un mamut encontrado hace unos años y otros animales del Pleistoceno. Tanta es la nieve acumulada que (se sospecha) los exploradores pudieron haber hasta pisado el Arca sin darse cuenta que, hielo mediante, estaban tan cerca de la cuna de la historia.

fuente

Un ciego con luz

Photobucket
Había una vez, hace cientos de años, en una ciudad de Oriente, un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida. La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquella. En determinado momento, se encuentra con un amigo. El amigo lo mira y de pronto lo reconoce. Se da cuenta de que es Guno, el ciego del pueblo. Entonces, le dice: “¿Qué haces, Guno, tú que eres ciego, con una lámpara en la mano? ¡Si tú no ves!”. Entonces el ciego le responde: “Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Conozco las calles de memoria. Llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mí. No solo es importante la luz que me sirve a mí, sino también la que yo uso para que otros puedan también servirse de ella”. Cada uno de nosotros puede alumbrar el camino para uno mismo y para que sea visto por otros, aunque uno aparentemente no lo necesite.

fuente

La sirena y su amiga la humana"

Photobucket
Había una vez una sirena llamada Sara.
Ella tenia el pelo como rojizo,una cola también roja,y un sujetador como rosita.
Un día la sirena le dijo a su padre
-Papa papa ¿puedo ir a la superficie?



El padre le contesto:
¡No! no puedes ir ahí a la superficie la sirena enfadada se fue a la superficie sin hacerle caso a su padre.
Pasaron 5:00 horas el padre vio que su hija Sara no estaba en su habitación
La niña en la superficie vio a una humana se acercó a ella y le dijo:
-¡hola! ¿cómo te llamas?
La humana sorprendida le dijo:
Hola me llamo Lucia ¿y tú no serás por casualidad una sirena?
La sirena le dijo:
Pues... claro ¿por qué lo preguntas? ¿Nunca has visto a una sirena?
La niña dijo:
Pues no.
El padre subió a la superficie cojió a la niña de la cola y la bajó, y le dijo muy enfadado:
¡Qué te he dicho Sara!
¡Te dije que no subieras ahí!
¡¡Vale!!
la próxima vez que subas te castigaré.
La niña al día siguiente volvió a subir y como su amiga siempre se iba a la playa , pues volvió a verla. Lucía se llevó una cámara para echarle una foto y enseñársela a sus amigos y amigas del cole. Encendió la cámara y dijo:



-Eh Sara ¿puedes sonreír?
Sara dijo:
-Pues claro que si como no todos saben ¿no?
Pero a Lucía se le estropeó la cámara y Sara dijo:
-¡Tú qué me quieres usar para que tus amigos y amigas vean que soy una sirena!
Lucia se puso triste creyó que se le iban a echar a perder 2 cosas:su cámara nueva y su amiga Sara.
Sara le perdonó y le dió un traje de buceadora y una gafas para que fuera con ella al fondo del mar.
Se encontró un tesoro en el fondo .
El padre no la castigó porque hizo una buena obra


FIN

fuente

LAS VELAS DE UMIKO, HIJA DEL MAR

Photobucket
Hace mucho, mucho tiempo, vivía en el fondo del mar del Japón una sirena llamada Amara, la esposa del genio del mar. Amara solía subir a la superficie de las aguas y allí tenderse en alguna roca desde la que pudiera contemplar la ciudad, a lo lejos. Le gustaba especialmente hacer esto de noche, cuando las luces de la ciudad casi eclipsaban a las estrellas del cielo. Envidiaba a los habitantes de la ciudad que tenían siempre esa luz que no se encontraba en el fondo del mar, y que además podían sentir en sus rostros el viento, el sol, la nieve... cosas que a ella le estaban vetadas. Así, decidió que si ella tenía una hija, no le privaría de esas sensaciones que ella se había perdido.

Poco tiempo después, este pensamiento se hizo realidad, y la sirena Amara fue madre de una pequeña y hermosa criatura. Y con gran dolor de su corazón, pero sintiéndose a la vez satisfecha por brindarle esa oportunidad a su hija, la trasladó a una montaña que había cerca de la ciudad, en la que se alzaba un templo. Y allí la dejó, en las escalinatas del templo, besándola con uno de esos besos que sólo dan las sirenas y los seres mágicos, que crean un aura de protección.

Abajo, en el pueblo, vivía un matrimonio que dedicaba su vida a la elaboración de velas que luego los peregrinos llevarían al templo. Como fuera que su pequeño negocio iba muy bien, decidieron ir ellos mismos al templo ese día a agradecerle a su dios los bienes que les había dado. Así, cogieron dos velas y se dirigieron hacia el templo, donde hicieron su ofrenda.

A la vuelta, cuál no sería su sorpresa cuando bajando por las escaleras, creyeron oír un llanto débil. Buscando el origen del sonido, no tardaron en encontrar a la pequeña recién nacida, y movidos por la compasión y la responsabilidad, la recogieron. Cuando le quitaron las mantillas que la envolvían, descubrieron asombrados que no era como las otras niñas: la mitad inferior de su cuerpo era como la cola de un pez, recubierto de escamas brillantes; era una sirena. Así pues, la llamaron Umiko, que quiere decir "la hija del mar".

Pasó el tiempo, la niña creció y llegó a hacerse una mujer de extraordinaria belleza. Su piel era suave como el melocotón, tersa, y sus ojos despedían un fulgor único que recordaba al de las esmeraldas. Su cabello largo parecía ser amigo del viento, pues ambos jugueteaban constantemente, y en fin, Umiko despertaba pasiones entre todo el que la observaba. Ella, humilde, se sentía incómoda por el efecto que causaba en los otros, con lo que les pidió a sus padres adoptivos ser quien fabricara las velas que ellos venderían, porque así no tendría más contacto con los demás que el estrictamente necesario. Y así pasó ella a encargarse de esta tarea, añadiendo además a las velas que hacía hermosos dibujos de pájaros y flores y sobre todo, paisajes marinos que de algún modo le venían a la mente. El número de compradores aumentaba sin cesar y además se extendió el rumor de que esas velas eran eficaces talismanes si uno quería emprender un viaje en barco.

Un día apareció en la tienda un mercader que pidió ver a la creadora de las velas que compraba. Al ver a Umiko, pensó que sería un gran negocio exponerla al público y quiso comprársela al matrimonio. Al principio ellos se indignaron, pero tal fue la insistencia del mercader que al final se la vendieron por una fuerte suma de dinero.

Cuando Umiko se enteró les suplicó que cambiasen de idea, pero de nada sirvieron sus lamentos; el trato estaba cerrado.

Por la noche le pareció oír una voz que la llamaba, como si el mar repitiera su nombre pero nada vio. Pasó la noche pintando su última vela. A la mañana siguiente había un carro preparado con barrotes para llevársela hasta el puerto, donde tomarían un barco que les llevaría al continente. Partieron, y en la casa quedó el matrimonio intranquilo, presintiendo que habían actuado mal y que ahora un peligro se cernía sobre ellos.

Llamaron a la puerta, abrieron y apareció una mujer vestida de blanco que quería comprar una vela. Dándole a elegir, ella escogió precisamente esa última vela que Umiko había pintado la noche anterior. Echándoles una última mirada, no sabría decir si rabiosa o despreciativa, pagó y se fue al templo, en cuya escalinata dejó la vela encendida.

La vela brilló con una luz inusualmente fuerte, inusualmente viva. Enseguida, una horrible tempestad empezó a azotar la costa. El barco en el que viajaban Umiko y el mercader intentó en vano volver al puerto, pero una enorme ola lo precipitó al fondo del mar. Mientras el barco se hundía, la última imagen que vio el mercader, que creyó estar delirando por la cercanía de la muerte, fue la de una mujer de blanco, con cola de pez, que se llevaba a Umiko de la mano. Era Amara rescatando a su hija.

Tras la tempestad, el pueblo quedó borrado del mapa, resistiendo sólo el templo y su escalinata. Y no hace mucho aún se vendían en algunos pueblos japoneses unas velas pintadas que recordaban mucho a las que pintara Umiko, la hija del mar, y que los marineros seguían encendiendo antes de emprender cada travesía.


Fuente: Internet

Una rosa

Photobucket
Un caballero detuvo su coche frente a una florería.

Quería ordenar flores para su madre en el pueblo

Estaba por entrar a la tienda cuando vio a una niña que lloraba.

El hombre fue hacia ella y le preguntó:

-¿Por qué lloras?

-Quiero comprar una rosa para mi mamá, pero no me alcanza.

El hombre se sintió apenado.

-¿Ah, sí?

Él tomó de la mano a la niña y entró a la florería.

Ordenó las flores para su madre y compró una rosa para la niña.

El caballero le ofreció llevarla a su casa.

-¿De verdad me llevará?

-Claro que sí.

-Entonces lléveme junto a mi madre.
Pero es un poco lejos…

-¡Ja, ja! No debí ofrecerme para llevarte.


El hombre siguió las directivas de la niña.

Fueron por un camino montañoso hasta un cementerio.

La niña puso la rosa sobre una tumba.

Había hecho el largo viaje para dejarle una rosa a su madre muerta hace un mes.

Después de llevar a la niña, el hombre volvió a la florería y canceló la orden.

Compró las flores y condujo cinco horas para dárselas a su madre en persona.

fuente

Pájaros en el buzón

Photobucket
Había un buzón rojo a la entrada de un pequeño pueblo de la provincia Gangwon.

El buzón era el único medio para mandar y recibir cartas, ya que el cartero no podía llevar la correspondencia casa por casa.

-Veamos. Una carta, una postal…

Pero había algo extraño en ese buzón rojo…

Cada vez que el jefe del pueblo abría el buzón, encontraba ramas y hojas secas.

-¡Esos chiquillos!

Pensando que eran diabluras de los niños, lo limpiaba cada vez.

Un día se quedó atónito cuando abrió el buzón.

No eran los chicos.
Una pareja de pajaritos había construido un nido y puesto huevos.

-¿Qué haré ahora? ¡Ya sé!

El jefe del pueblo decidió prestarle el buzón a los pajaritos.

“Pájaros han construido un nido en este buzón. Ponga las cartas al costado."

Quería que el cartero lo supiera y no metiera las cartas dentro.

Hasta le puso un candado para mantener alejados a los niños.

Pronto se pudo escuchar el piar de los pichoncitos dentro del buzón

fuente

Un extraño examen de empleo

Photobucket
No tenía trabajo.

Hacía un año que se había graduado y aún seguía desempleado.

Quería darle una vida mejor a su madre, que tanto se había sacrificado por él.

Solicitó trabajo en una pequeña, pero sólida empresa.

-No te pongas nervioso. Suerte...

La cita era a las 4 de la mañana.

Era muy extraño, pero como era difícil encontrar trabajo, se presentaron muchos solicitantes.

Llegaron los solicitantes y llegó la hora, pero la puerta de la oficina seguía cerrada.

“¡Qué raro! ¿Me habré equivocado de día?”

Pasaron dos horas y finalmente salió el sol.

Más de la mitad se fueron enojados.

La puerta se abrió y salió alguien, quien comenzó a hacer preguntas extrañas, como cuál es su nombre y cuánto es 1+1.

-Número 213, ¿cuántos dedos tiene en las manos?

-¿Y cuántos en los pies?

-Tengo 10 en la mano y 10 en los pies.

Ése fue todo el examen.

Al día siguiente, el frustrado joven siguió estudiando para el examen de empleo.

Estaba seguro que su determinación le haría encontrar trabajo.

Un día llegó una carta.

Era una carta de aceptación.


“Pasó el examen de la puntualidad.

Pasó el examen de la paciencia.

También pasó el examen de la personalidad respondiendo a las extrañas preguntas.

Ud. es la persona que necesita nuestra compañía.”


fuente

Un angelito

Photobucket
Había un angelito.

Era un niño de 7 años que había sanado de una enfermedad milagrosamente.

Un día su hermana contrajo la misma enfermedad.

El niño creía que su hermana sanaría pronto

y que seguramente no sería nada…

Pero escuchó lo que hablaban el doctor y su mamá.

Él dijo que era una enfermedad grave y que ella podía morir.

Su madre se desmayó.

Aunque triste, el niño contuvo las lágrimas y consoló a su madre.

-No llores, mamá. Ella no se morirá.

El niño corrió a la habitación de su hermana.

Le puso en la cabecera el oso de peluche que ella siempre había querido tener.

Y rezó:

-Dios, salva a mi hermana.


Unos días después encontraron una cura.

Hacer una transfusión de sangre del hermanito, ya que había desarrollado la inmunidad cuando había tenido la misma enfermedad.

El doctor le explicó la situación al niño.

-¿Querrías darle tu sangre a tu hermana?

El niño dudó un buen rato y se puso a llorar.

Suspirando, contestó finalmente:

-Sí, así lo haré si eso puede curarla.

El niño se alegró de ver que le volvían los colores a su hermana, pero él se puso pálido.

Un rato después, le preguntó nervioso al doctor:

-¿Voy a morir pronto?

El niño creía que iban a sacarle toda la sangre para dársela a su hermana.

Pero no le importó con tal de salvar a su hermana.

Su valentía fue más potente que todas las medicinas.

fuente

Una fotografía

Photobucket
Sucedió en una unidad en tiempos de guerra.

Los soldados estaban descansando en un día de terrible calor.

Sonó una sirena y llegó la orden de prepararse para la acción.

Sobrevolaban los aviones y soplaba un viento de arena, cuando una chaqueta salió volando y cayó en el mar.

Un soldado quiso ir por ella, pero el comandante lo detuvo.

-¿Qué haces? Estamos en medio de una batalla.

Sin hacer caso, el soldado saltó al mar.

Las balas volaban de todas partes.

Las olas llevaban cada vez más lejos la chaqueta.

Pero el soldado no se rindió y al final recuperó su chaqueta.

¿Por qué habría arriesgado su vida por una simple chaqueta?

El soldado fue llevado a juicio por desobecer la orden.

En su defensa el soldado se llevó la mano al bolsillo de la prenda y dijo:

-No podía renunciar a esta chaqueta.
En ella llevo la única foto de mi madre.

Se hizo el silencio en la corte.

En contra de lo esperado, el soldado fue declarado inocente.

La razón del veredicto fue simple: un hijo capaz de arriesgar su vida por la foto de su madre, era un soldado capaz de arriesgar su vida por la patria

fuente

Horóscopo Hadas 2011

Photobucket
El horóscopo de hadas, se rige por las cuatro estaciones, hay horóscopos de primavera, verano, otoño e invierno que abarcan a tres signos (los signos de cada estación). El horóscopo se rige por las constelaciones, los planetas, el paso de las estaciones, los solsticios y equinoccios. Cada signo tiene su hada madrina que es la que le trasmite sus dones y energías.

Horóscopos de Otoño: Libra, Escorpio y Sagitario

Abarca desde el 24 de septiembre al 22 de diciembre, que son los signos de Libra, Escorpio y Sagitario

Horóscopo hadas para Libra del 24 septiembre al 23 de octubre

■Le gusta:. El libra es idealista, le gusta tratar de luchar por causas que considera justa. La ciudad, es urbano/a, disfruta paseando. La paz, los libras odian las peleas, son un signo equilibrado y pacífico.
■No soporta: Son a veces indecisos. Los libras son influenciables y crédulos. Han de tener cuidado ya que a vece pecan de inocentes. Tienden a echar las culpas a otros, les cuesta hacer autocrítica.


■Su color: El azul
■Su planeta regente: Venus
■Libra tener el planeta Venus de regente te hace ser uno de los signos más seductores del zodiaco. Sabes como tener encantada a tu pareja y siempre eres encantador o encantadora con las personas del sexo opuesto, lo tuyo es una habilidad especial para cautivar.
■Este año es difícil sobre todo en la economía. Puedes tener problemas en el trabajo, quizás te sientas injustamente tratado. Si te deben dinero tienes muchas opciones de cobrarlo. No te dejes vencer por las dificultades. Recuerda después de un frio invierno surge la primavera. Las dificultades dejarán paso a nuevas oportunidades.
■Trata de no darle tantas vueltas a las cosas, preocuparte tanto por todo solo te llevará a sentirte mal y afectar tu salud.
Horóscopo de hadas para Escorpio del 24 de octubre al 22 de noviembre

■Le gusta: Tener proyectos, estar siempre en actividad, la independencia, tener su propio espacio. La música y lo artístico. Lo sensual, el erotismo.
■No soporta: Los escorpio son posesivos, pueden llegar a ser celosos, vengativos. Los Escorpio son maniáticos y tienen tendencia a ser obsesivos. Si un escorpio cree algo le es difícil aceptar otras razones.


■Sus colores: Marrón, y rojo
■Su planeta regente: Plutón
■Los nativos de Escorpio este año tienen la fuerza de Plutón y la del Sol. Este año puedes sentirte agotado debido al exceso de trabajo y tantos frentes que tienes que llevar adelante. Sin embargo tendrás tiempo para descansar y sentirte querida/o por tu pareja. La economía va viento en popa.
■Has de tratar de desconectar más del trabajo, para disfrutar más de todo lo que tienes.
Horóscopo de hadas para Sagitario del 23 de noviembre al 22 de diciembre

■Le gusta: La libertad, viajar, conocer cosas nuevas, el sagitario es optimista y curioso. La filosofía, escribir. El humor, el sagitario es jovial y le encanta el sentido del humor.
■No soporta: A veces puede ser un tanto arriesgado debido a su exceso de optimismo, no soporta la indecisión. Es demasiado directo, no soporta cuando no se va al grano. La injusticia el sagitario es honesto y lleva mal las injusticias incluso si no tienen nada que ver con él/ella.


■Su color: El morado
■Su planeta regente: Júpiter
■El optimismo constante de sagitario le ayuda en muchos momentos. Es capaz de ver la botella medio llena en lugar de medio vacía.
■Habrá cambios laborales positivos pero aún no lo que tanto esperas. No te impacientes, esa oportunidad llegará.
■En el amor si no tienes pareja este año será especial, puedes conocer a alguien importante en tu vida. Si ya tienes pareja trata de dominar tu fuerza, y piensa que a veces el otro/a se puede sentir arrollado por tu personalidad
Fuente

DIOSA DE LA FANTASIA

Photobucket
Diosa de la fantasía, gobernadora de los sueños, creadora de gran imaginación y maestría, forjadora de ilusiones. Diosa fantástica te envuelves en ilusiones, en sueños encantados, dueña de la sonrisa. Te rodeas de frágiles, lindas, hermosas y suaves mariposas cada día. Dónde se ha ido el dueño de mi mar interno, de ms propias fantasías.

Diosa de las Fantasías, sueños de flores y caracoles de mar encantados, lecho de enamorados, arrancados de los brazos de fríos dioses falsos que no son buenos ni fantásticos, arrancados de la vida dura, cruel y penosa realidad.

Diosa; vives en los mares profundos, sobre montañas y rocas submarinas, te protegen las cavernas de piedras preciosas. Peces de colores mágicos se iluminan haciendo resplandecer tu fiera mirada recorriendo a los intrusos, inútiles, e impertinentes que endurecen esta vida haciendo de la vida terrenal una dura y cruel realidad. Apartarlos de tu mar, aléjalos de tu presencia, no necesitas dolores, ni gélidos amaneceres, sol que no alumbra, calor que no llega…

La paloma, tu compañera, amiga mensajera, contacto entre el mar y la tierra, atravesando montañas rocosas, envías pensamientos de luz y alegría a los poetas que angustiados por la cruel realidad se alejan de la mar al destierro por caminos de lava volcánica. Lejos del mundanal ruido. Quedándose estancados, varados en tierra arcillosa que no les permite avanzar por sus equivocados, errados sentimientos, ensuciando su pensamiento con desventura y pesimismo, provocando desastre en su propia vida y de los seres que van de la mano con ellos.

Diosa de la fantasía, amiga de las musas, compañera de las hadas, siembra de luciérnagas los caminos, ordénales que no se apaguen ante las realidades y los dolores que se asoman. Muéstrales que las ilusiones son más profundas que las duras realidades. Que de ilusión se puede vivir eternamente, de realidades solo viven los que no viven, los que no sueñan...



Diosa de la fantasía, gobernadora de los sueños, creadora de gran imaginación y maestría, forjadora de ilusiones. Diosa fantástica te envuelves en ilusiones, en sueños encantados, dueña de la sonrisa. Te rodeas de frágiles, lindas, hermosas y suaves mariposas cada día. Dónde se ha ido el dueño de mi mar interno, de ms propias fantasías.

Diosa de las Fantasías, sueños de flores y caracoles de mar encantados, lecho de enamorados, arrancados de los brazos de fríos dioses falsos que no son buenos ni fantásticos, arrancados de la vida dura, cruel y penosa realidad.

Diosa; vives en los mares profundos, sobre montañas y rocas submarinas, te protegen las cavernas de piedras preciosas. Peces de colores mágicos se iluminan haciendo resplandecer tu fiera mirada recorriendo a los intrusos, inútiles, e impertinentes que endurecen esta vida haciendo de la vida terrenal una dura y cruel realidad. Apartarlos de tu mar, aléjalos de tu presencia, no necesitas dolores, ni gélidos amaneceres, sol que no alumbra, calor que no llega…

La paloma, tu compañera, amiga mensajera, contacto entre el mar y la tierra, atravesando montañas rocosas, envías pensamientos de luz y alegría a los poetas que angustiados por la cruel realidad se alejan de la mar al destierro por caminos de lava volcánica. Lejos del mundanal ruido. Quedándose estancados, varados en tierra arcillosa que no les permite avanzar por sus equivocados, errados sentimientos, ensuciando su pensamiento con desventura y pesimismo, provocando desastre en su propia vida y de los seres que van de la mano con ellos.

Diosa de la fantasía, amiga de las musas, compañera de las hadas, siembra de luciérnagas los caminos, ordénales que no se apaguen ante las realidades y los dolores que se asoman. Muéstrales que las ilusiones son más profundas que las duras realidades. Que de ilusión se puede vivir eternamente, de realidades solo viven los que no viven, los que no sueñan...



Diosa de la fantasía, gobernadora de los sueños, creadora de gran imaginación y maestría, forjadora de ilusiones. Diosa fantástica te envuelves en ilusiones, en sueños encantados, dueña de la sonrisa. Te rodeas de frágiles, lindas, hermosas y suaves mariposas cada día. Dónde se ha ido el dueño de mi mar interno, de ms propias fantasías.

Diosa de las Fantasías, sueños de flores y caracoles de mar encantados, lecho de enamorados, arrancados de los brazos de fríos dioses falsos que no son buenos ni fantásticos, arrancados de la vida dura, cruel y penosa realidad.

Diosa; vives en los mares profundos, sobre montañas y rocas submarinas, te protegen las cavernas de piedras preciosas. Peces de colores mágicos se iluminan haciendo resplandecer tu fiera mirada recorriendo a los intrusos, inútiles, e impertinentes que endurecen esta vida haciendo de la vida terrenal una dura y cruel realidad. Apartarlos de tu mar, aléjalos de tu presencia, no necesitas dolores, ni gélidos amaneceres, sol que no alumbra, calor que no llega…

La paloma, tu compañera, amiga mensajera, contacto entre el mar y la tierra, atravesando montañas rocosas, envías pensamientos de luz y alegría a los poetas que angustiados por la cruel realidad se alejan de la mar al destierro por caminos de lava volcánica. Lejos del mundanal ruido. Quedándose estancados, varados en tierra arcillosa que no les permite avanzar por sus equivocados, errados sentimientos, ensuciando su pensamiento con desventura y pesimismo, provocando desastre en su propia vida y de los seres que van de la mano con ellos.

Diosa de la fantasía, amiga de las musas, compañera de las hadas, siembra de luciérnagas los caminos, ordénales que no se apaguen ante las realidades y los dolores que se asoman. Muéstrales que las ilusiones son más profundas que las duras realidades. Que de ilusión se puede vivir eternamente, de realidades solo viven los que no viven, los que no sueñan...