Samurai


Samurai es el término utilizado para denominar a la milicia noble del Japón pre-industrial. La palabra samurai deriva del verbo arcaico japonés samorau, luego saburau, que significa ‘servir’; por tanto, un samurai es un sirviente, por ejemplo, sirviente de un lord.


Samurai

Historia
Se cree que en el siglo VI los guerreros y soldados rasos formaron una clase proto-samurai. Después de un desastroso enfrentamiento con Tang China y Silla, Japón pasó por grandes reformas. Una de las más importantes fue la Reforma Taika, declarada por el príncipe Naka no Oe (emperador Tenji) en el 646 d. C. Este edicto introdujo prácticas culturales chinas y técnicas administrativas por toda la burocracia y aristocracia japonesa. Como parte del Código Taiho, del 702 d. C. y el posterior Código Yoro, la población debía ser sometida a censos, que fueron usados como los precursores del servicio militar obligatorio. Con el conocimiento de la distribucion de la población, el emperador Mommu introdujo la ley por la cual uno de cada tres o cuatro hombres adultos debían unirse al ejército nacional. Estos soldados también tenían que suministrar sus propias armas, y a cambio quedaban exentos del pago de impuestos. Este fue uno de los primeros intentos del sistema imperial por formar un ejército organizado al estilo del sistema chino. Fue llamado gundan-sei por los historiadores posteriores, y se cree que tuvo poco tiempo de vida.

El Código Taiho clasificó a los burócratas imperiales en 12 rangos, cada uno dividido a su vez en dos sub- rangos, el primero era el consejero más alto del emperador. Los que estaban del rango 6 para abajo eran llamados ‘samurai’ y debían encargarse de los problemas diarios. Aunque estos ‘samurai’ eran sirvientes civiles públicos, el nombre se cree que viene de este término. Los hombres militares, sin embargo, no serían llamados ‘samurai’ hasta dentro de varias centurias.

En el período temprano Heian, en los siglos VIII y IX, el emperador Kammu buscó consolidar y expandir su gobierno hacia el norte de Honshu, pero las tropas que mandó a conquistar a los rebeldes Emishi no poseían motivación ni disciplina, y fueron incapaces de prevalecer sobre sus enemigos. El emperador entonces introdujo el título Seiitaishogun, o shogún, y le dio la tarea de conquistar a los Emishi a los poderosos clanes regionales. Habilidosos en el combate montado y en la arquería (kyudo), estos clanes guerreros se convirtieron en la herramienta preferida del emperador para apagar rebeliones. Aunque estos guerreros eran educados, en ese momento (siglos VII y IX) los oficiales de la corte imperial consideraban que eran poco más que bárbaros. Finalmente, el emperador Kammu disolvió al ejército, y a partir de ese momento el poder del emperador comenzó a declinar. Aunque el emperador todavía era el gobernante, poderosos clanes de Kyoto asumieron posiciones como ministros, y sus familiares compraron posiciones como magistrados. Para conseguir poder y pagar sus deudas, los magistrados a menudo imponían impuestos grandes, lo cual llevaba a muchos granjeros a quedarse sin tierras.

A medida que la amenaza de los atracos crecía, los clanes comenzaron a reclutar a los exiliados en las planicies Kanto. A causa del intenso entrenamiento en las artes marciales, lograron ser guardianes efectivos. Acompañaban a los recolectores de impuestos en pequeños grupos, y tan solo por su presencia evitaban que los ladrones y bandidos atacaran. Ellos eran los saburai, criados armados, pero su ventaja de ser la única partida armada pronto resaltó.

A través de acuerdos protectores y matrimonios políticos acumularon poder político, y eventualmente sobrepasaron a la aristocracia tradicional.

Algunos clanes fueron formados originariamente por granjeros que se habían armado para protegerse a sí mismos de los magistrados imperiales enviados a sus tierras para recolectar los impuestos. Estos clanes formaron alianzas para proegerse de clanes más poderosos, y para mediados del período Heian adoptaron la armadura característica japonesa y sus armas, y crearon fundaciones de Bushido, su código ético. Sin embargo, el Bushido nunca fue un código ético per se, y sólo a partir del siglo XIX, principios del XX, el término cobró popularidad. Photobucket

No hay comentarios:

Publicar un comentario